La radiografía de la crisis vial en Nariño y Putumayo no es alentadora tras el cierre de la vía panamericana.

Por: JESÚS BERNAL

Cierres viales en las vías San Francisco-Mocoa y Pasto-La Sierra-Rosas, debido a la gran cantidad de vehículos que se movilizan por estas carreteras, además de las condiciones climáticas son la constante en las últimas 48 horas en el sur occidente del país. Se proponen horarios de movilidad para lograr controlar el flujo vehicular por parte de la policía de carreteras de manera temporal para el día de hoy.

La incertidumbre y los interrogantes en cuanto al potencial desabastecimiento de gas, combustibles como gasolina y acpm, alimentos y productos agrícolas y el ingreso de materiales de construcción, son los principales aspectos que hoy tienen en mente los nariñenses, además de la situación de los viajeros que quieren abandonar el departamento.

El cierre de la vía panamericana a la altura del Municipio de Rosas, ha generado incluso el estancamiento de la población migrante que cruza la frontera desde Colombia y Ecuador. Los extranjeros que no conocen la carretera entre Pasto y Mocoa están desconcertados. La movilidad desde Bogotá también se incrementa porque muchos turistas y viajeros ya pretenden llegar al Huila, Cauca, Nariño y Putumayo por vía terrestre y los tiquetes están agotados.

Mientras se hace efectiva la medida de suministro de combustibles desde el puerto de Tumaco, la especulación y el acaparamiento hacen presencia en Pasto y los municipios. En la capital de Nariño se estableció la venta de gasolina hasta $30 mil pesos para vehículos de servicio público, $20 mil pesos para particulares y de $15 mil pesos para motos como medida de control.

El suministro de productos agrícolas ya empiezan a tener traumatismos en el bajo Putumayo considerando que Nariño es su despensa natural. La papa y los huevos son parte de la canasta familiar y ya se registra escasez en los supermercados.

EL gas licuado de petróleo que llega desde Cusiana podría ingresar por Ecuador al departamento de Nariño y es la ruta Bogotá-Mocoa-Puente Internacional de San Miguel la ruta obligada. Se espera conocer la manera en que se formalizará el ingreso al vecino país.

Mientras tanto no hay ningún pronunciamiento sobre la celeridad de las obras de la variante Mocoa-San Francisco y sobre el pedido del aumento de cupos de combustibles subsidiados para el Putumayo, considerando que son más de seis mil carros que ingresaron todos los días al Putumayo desde Nariño.

#Putumayoaldia

@PutumayoA

 

 

 

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail