Un año más de la victoria en el conflicto colombo-peruano. Batalla del Güepí.

El 26 de marzo de 1933 las Fuerzas Militares a bordo de los cañoneros ARC “Cartagena” y ARC “Santa Marta” libraron la batalla más importante del siglo XX contra Perú, donde lucharon ante el ejército de este país para proteger la soberanía de la Amazonía colombiana, importante territorio para el desarrollo de la región.

La Batalla del Güepí fue producto del inconformismo de hacendados peruanos por la firma del tratado de Lozano – Salomón en 1922, donde los dos países redefinieron las fronteras amazónicas nacionales entre Brasil, Colombia y Perú. El inconformismo inició cuando Colombia instauró un puesto de aduanas en la frontera, el cual dificultaba el transporte de caucho y caña de azúcar hacia Iquitos –  Perú, afectando las finanzas de los hacendados peruanos.

En ese momento de la historia, la explotación y comercialización del caucho jugaba un papel fundamental en la economía de los dos países, ya que la industria automotriz empezaba a incrementar la demanda de este material en Suramérica, motivo por el cual se valorizó y se hacía masiva la comercialización de esta materia prima.

El 01 de septiembre de 1932 iniciaron “perturbaciones comunistas” dirigidas por las elites y el ejército peruano, reconocidas por el presidente de Perú Luis Miguel Sánchez Cerro, donde las Fuerzas Militares de Colombia fortalecieron las operaciones militares sobre el río Putumayo a la altura de Güepí. En la mañana del 26 de marzo de 1933, con más de 992 hombres del Ejército Nacional, dos cañoneros fluviales el ARC “Cartagena” y ARC “Santa Marta” de la Armada de Colombia y 11 aviones de la Fuerza Aérea Colombiana, las Fuerzas Militares Colombianas incursionaron estratégicamente en el Güepí y la isla Cachaya, triunfando victoriosamente, garantizando así, la soberanía de Colombia sobre el alto Putumayo.

Durante el desarrollo de la Batalla del Güepí, 16 militares ofrendaron su vida, entre ellos el valeroso soldado Juan Bautista Solarte Obando, quien observó dentro de la selva una ametralladora del Ejército peruano que disparaba hacia las tropas colombianas para impedir el desembarque, razón por la cual, tomó la decisión de dirigirse con un machete hacia donde estaba el artefacto, abalanzándose y ofrendando su vida para que las tropas colombianas alcanzaran la victoria.

La victoria de las Fuerzas Militares Colombianas contra Perú en el alto Putumayo, determinó la legitimidad de las mismas por el despliegue de capacidades terrestres, fluviales y aéreas, para salvaguardar la soberanía del territorio colombiano. Logrando durante el Gobierno del Presidente Enrique Olaya Herrera un incremento en el presupuesto de la Fuerza Pública del 0.5% al 3% del producto interno bruto del país.

La Fuerza Naval del Sur de la Armada de Colombia realiza desde el año 2007 la Operación Binacional Colombia – Perú donde se despliegan las capacidades fluviales con la Marina de Guerra del Perú para llevar atención médica a 178.719 personas que habitan en caseríos y corregimientos de Perú y Colombia, ubicados a orillas del río Putumayo.

Adicionalmente, desde 1974 desarrollamos en la región de la Triple Frontera la Operación Internacional BRACOLPER, donde las marinas de Brasil, Colombia y Perú se reúnen para generar una sinergia mediante ejercicios de maniobras tácticas entre las tripulaciones participantes, demostrando así sus capacidades operacionales.

La Fuerza Naval del Sur conmemoró este hecho histórico con el fin de reconocer el valor de los héroes colombianos que libraron esta batalla defendiendo la soberanía del país, a su vez, continúa efectuando el despliegue de sus capacidades fluviales sobre los ríos de la Amazonía colombiana para proteger el territorio colombiano.

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail