Gremio de empresarios y comercio piden más controles a la bioseguridad porque las medidas restrictivas no aportan.

Vale la pena que la ciudadanía considere la importancia que tiene el gremio de comerciantes, empresarios e industriales además de los proponentes en el Putumayo, que se reúnen en una voz y es la Cámara de Comercio la que los representa.

Así como los voceros de los campesinos, indígenas, los transportadores, los moto taxistas tienen voceros y es valiosa y tiene representación, la voz de la Cámara de Comercio es avalada y reconocida por el Estado colombiano en cualquier escenario.

Los que saben de estadística y quienes son inquietos con la matemática básica, sólo con realizar dos operaciones básicas se obtiene el resultado de una regla de tres simple. Las proporciones de personas que se suman los días previos como hoy a un toque de queda y el día inmediatamente posterior a este,   las personas que salen a proveerse sobrepasan en más del 50% la media de quienes estaban autorizados en salir.

Hagamos un ejercicio elemental.

Somos 360 mil habitantes en el Putumayo y de lunes a viernes están autorizados a salir con pico y placa 72 mil en todo el departamento, que es la quinta parte. Dividamos la población en 10 dígitos que son los considerados  de 1 a 0, de lunes a viernes.  Dos dígitos diarios en la calle, entonces nos da que cinco quintos de personas salen todos los días.

Esa cifra, la de 72 mil, son potenciales personas que se pueden contagiar. Pero si salen a la calle tres quintas partes son entonces 216 mil personas, que ya no cumplen con el distanciamiento, medidas de bio-seguridad y el aislamiento se pierde.

El lunes festivo, 20 de julio, todos querrán ir a la tienda. Que salga sólo el 80% de la población, entonces que tenemos. Son 289 mil personas en las calles. Y no los controla nada ni nadie.

En cifras represento lo que la Presidenta de la Cámara De Comercio quiso decir hoy en los medios radiales del Putumayo. Decci Ibarra pide controles. Más controles y mayor horario para la atención, reduce las personas en las tiendas y supermercados. Ven que es simple!

La reducción de horarios  y la ampliación de la represión, a un pueblo que en su vida jamás lo han confinado por no decir (secuestrado) en un cuarto de dos por dos, es muy difícil que actúe en favor de los estrellas y soles de los uniformes que quieren dormir mejor que los demás.

Los casos de COVID19 que se doblaron en un sólo día en más del 120%, no fue culpa de la Cámara de Comercio. Culpa del sistema de este Estado que se ha gastado billones de pesos, pero no ha direccionado los recursos para pagar a los laboratorios que agilicen las muestras para que emitan los resultados y se represaron por más de dode días. Fácil, usted use su tapabocas. Los demás como dijo el Coronel Alemán, «que entre el diablo y escoja». Bye.

 

 

 

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail