Sueños de los investigadores del Putumayo. Ondas 4.0 – 2019.

*Putumayo: talento y ancestralidad en IX Encuentro Nacional Ondas 4.0 – 2019*

Este miércoles, 6 de noviembre se da inicio en la ciudad de Bogotá al IX Encuentro Nacional Ondas 4.0 – 2019, evento que congrega los mejores proyectos de investigación a nivel nacional e internacional, realizados por estudiantes de básica primaria y secundaria, bajo la dirección de Colciencias.

Y en esta ocasión, el departamento con mayor número de participantes es Putumayo, (con 5 grupos), los cuales luego de surtir varios espacios de apropiación social del conocimiento llegan a la Capital de la República dispuestos a mostrarle al país y al mundo su talento, creatividad y orgullo por los saberes ancestrales.

El Programa Ondas Putumayo, liderado por la Gobernación departamental y operado por la corporación antioqueña CIS (Corporación Interuniversitaria de Servicios), ha logrado posicionar dos grupos en categoría infantil y 3 en juvenil, de instituciones educativas y etnoeducativas rurales y urbanas de los municipios de Mocoa, Leguízamo, Colón y Puerto Asís, que han logrado ocupar los primeros puestos en encuentros de ciencia de orden municipal, departamental y regional. Esta vez, se enfrentan a delegaciones de 14 departamentos y a grupos de jóvenes científicos de Brasil, Costa Rica, Ecuador, México, Perú y Panamá.

El equipo técnico de la CIS, ha acompañado a esta delegación no solo desde el punto de vista pedagógico y metodológico para el desarrollo de sus investigaciones, sino además, con entrenamiento, formación y preparación para dejar en alto el talento, creatividad y emprendimiento de estas nuevas generaciones de investigadores. Los grupos infantiles Investi-Arte y El club de los investigadores, están conformados por estudiantes de 7 a 8 años, provenientes de los municipios de Colón y Mocoa, respectivamente.

El primero, busca la apropiación de la simbología empleada en los tejidos artesanales de la comunidad Inga y su estrecha relación con la naturaleza, con la que han establecido un vínculo eterno e indisoluble. El segundo grupo ofrece una alternativa de transformación de residuos sólidos desde la visión espontánea, original y mágica de niños campesinos e indígenas. Los juveniles también apostaron por proyectos de enfoque ambiental. WalindeBio, es el nombre de un grupo de jóvenes de Puerto Asís que idearon un plaguicida a partir de hidrolatos obtenidos de plantas aromáticas cultivadas en su propia escuela, con el anhelo que se convierta en sustituto del glifosato.

Y desde las más apartadas veredas de Leguízamo, a 3 horas en lancha hasta la cabecera municipal, el grupo Los Curiosos, con el proyecto “La otra cara de la coca”, presenta una resignificación de este cultivo para otorgarle su valor ancestral y mitigar su demonización; entre tanto, el grupo Artesanitos de valores ancestrales, posiciona la utilización de semillas amazónicas (canagucha y milpez) en la elaboración de piezas artesanales de gran belleza y creatividad, como instrumento para la conservación de tradiciones y saberes de las comunidades indígenas del corregimiento de La Tagua.

Cinco ideas que reconocen el pasado, respetan el presente y promueven un futuro incluyente y responsable con el entorno. Una delegación que empodera su riqueza biodiversa y ancestral y que está entrenada para representar a Colombia ante grupos de investigación de todo el mundo.

*Cinco ideas para cambiar el mundo*

Putumayo hará presencia con dos grupos infantiles y 3 juveniles en el Cuarto Encuentro Nacional Yo amo la ciencia, que tendrá lugar en Bogotá del 6 al 8 de noviembre y donde todos los proyectos de ciencia del Programa Ondas se someterán a una banca evaluadora de alto nivel definida por Colciencias.

Los grupos infantiles Investi-Arte y El club de los investigadores, están conformados por estudiantes de 7 a 8 años, provenientes de los municipios de Colón y Mocoa, respectivamente.

El primero, busca la apropiación de la simbología empleada en los tejidos artesanales de la comunidad Inga y su estrecha relación con la naturaleza, con la que han establecido un vínculo eterno e indisoluble. El segundo grupo ofrece una alternativa de transformación de residuos sólidos desde la visión espontánea, original y mágica de niños campesinos e indígenas.

Los juveniles también apostaron por proyectos de enfoque ambiental. WalindeBio, es el nombre de un grupo de jóvenes de Puerto Asís que idearon un plaguicida a partir de hidrolatos obtenidos de plantas aromáticas cultivadas en su propia escuela, con el anhelo que se convierta en sustituto del glifosato.

Y desde las más apartadas veredas de Puerto Leguízamo, a 3 horas en lancha hasta la cabecera municipal, el grupo Los Curiosos, con el proyecto “La otra cara de la coca”, presenta una resignificación de este cultivo para otorgarle su valor ancestral y mitigar su demonización; entre tanto, el grupo Artesanitos de valores ancestrales, posiciona la utilización de semillas amazónicas (canagucha y milpez) en la elaboración de piezas artesanales de gran belleza y creatividad, como instrumento para la conservación de tradiciones y saberes de las comunidades indígenas del corregimiento de La Tagua.

Cinco ideas que reconocen el pasado, respetan el presente y promueven un futuro incluyente y responsable con el entorno. Una delegación que empodera su riqueza biodiversa y ancestral y que está entrenada para representar a Colombia ante grupos de investigación de todo el mundo.