No a la pesca de tiburones. Partido Liberal llevaría medida a control político sino reversa la decisión.

Los ambientalistas de Colombia y quienes promovemos y trabajamos por estar en #PazConLaNaturaleza, vemos con mucha preocupación el anuncio hecho desde el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Agricultura, en el sentido de permitir en Colombia, a partir del próximo año, la pesca de tiburón, especialmente la especie de tiburón sedoso y la posterior venta de sus aletas, independientemente de a quienes se restrinja y al método que se autorice. Habla el Senador y vocero del Partido Liberal Guillermo García Realpe.

Si bien es cierta que la pesca de tiburones y ciertas especies marinas en alguna categoría de riesgo, siguen siendo permitidas en nuestro país, las decisiones que se esperan por parte del gobierno, deben ser tendientes a la conservación y desmonte de algunas prácticas que las afectan.

Con la reciente resolución 000350 de 2019, emitida por el Ministerio de Agricultura, el principio de precaución y de protección de la vida animal y de las dinámicas eco sistémicas, se generó una alerta en cuál es el enfoque de conservación que aplica el Gobierno.

Preocupa de manera inmensa que varias de las especies allí nombradas se encuentren en gran estado de vulnerabilidad, y que por ejemplo no se ha tenido en cuenta que tres de las especies de tiburones objeto de la resolución, estén ya contempladas en CITES.

La resolución establece las cuotas, discriminadas según si se encuentran en el Caribe o en el Pacífico. Para el primero permite la pesca de 125 toneladas de cuatro especies de tiburón y además admite 5.2 toneladas para uso de aleta de la especie (tiburón sedoso), y para el caso del Pacífico se permiten 350 toneladas de tiburón, de las cuales, casi 10 toneladas pueden ser destinadas para el uso de la aleta de por lo menos tres especies: Alopias Pelagicus, Alopias Supercilliosus y Sphyrna Corona.

Esta decisión afecta directamente a otras especias marinas, por ejemplo la distribución de los individuos de caracol pala (Lobatus gigas) se da de acuerdo a su edad, tamaño fase reproductiva, etc. en diferentes profundidades. La pesca inapropiada (ilegal o legal sin el control adecuado) hace que sea muy difícil para machos y hembras encontrarse. El caracol es una especie lenta de difícil desplazamiento. Por lo tanto la reproducción disminuye por la pesca ilegal. No es aceptable que el Ministro Andrés Valencia, diga que no posee la estadística de pesca ilegal y permita unas cuotas basadas en la teoría de un control adecuado.

La autorización del Gobierno abre un boquete para que se permita la exportación de aletas de tiburón al mercado asiático y como lo han señalado ya varios expertos en esta materia, es un retroceso y el país debería  revisar qué estamos pescando.

Preocupa que en algunas intervenciones por parte, del señor Ministro, en medios radiales, justifico la el enfoque de la resolución, en la medida en que existen países en Asia donde el consumo de las aletas de tiburón es aceptado. Es importante recalcar que esta dieta no tiene fundamento nutricional en ninguna comunidad del mundo y  en menor medida cuando se hace a costa de la fauna en riesgo.

Hay que resaltar que Colombia tiene 76 especies de tiburón y 62 de rayas, y afectar tan sólo una de estas especies trae un alto impacto eco sistémico y estás por diferentes factores se encuentran en estado de vulnerabilidad. La Resolución 000350, flaco favor hace al cometido de su protección y va en contravía de los postulados planteados por el presidente Iván Duque durante su campaña, cuando su objetivo era de fomentar una “cultura animalista”.

Entonces señores del gobierno nacional, ¿cuáles son los estudios y quién los ha realizado en caso de existir que permitan sustentar tal decisión?

¿Quién va a controlar las toneladas permitidas?

¿Esta decisión traduce la poca importancia que el gobierno le da a la sostenibilidad de nuestras especies y de los ecosistemas en general?

Son interrogantes que esperamos que el gobierno nacional responda de forma rápida y contundente,

Guillermo García Realpe

Senador de la República