Consejo de seguridad de la ONU respalda a la JEP.

A diferencia de la recomendación del embajador estadounidense en Colombia, el Consejo de Seguridad señala la importancia de tener una ley estatutaria cuanto antes. Es decir: no votar las objeciones del presidente Duque.

En un reciente comunicado, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas recomendó enfáticamente que la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) comience a funcionar bajo una ley estatutaria cuanto antes.

El Consejo, del que forma parte Estados Unidos de manera permanente (junto a Francia, Rusia, China y Reino Unido), dijo que “los miembros del Consejo hemos seguido de cerca el debate concerniente a la Jurisdicción Especial para la Paz.

Acogemos la intención del presidente Duque de construir un consenso nacional en torno al sistema judicial y pedimos con urgencia que haya acciones de todas las entidades involucradas para que una ley estatutaria comience a funcionar lo antes posible en concordancia con el acuerdo de paz. Así, se asegurará un fundamento legal para la JEP y podrá comenzar a trabajar para proveer justicia a las víctimas”.

Aunque no lo dice explícitamente, el comunicado hace referencia a las seis objeciones que presentó el presidente Iván Duque a la JEP hace unas semanas, hecho que ha levantado todo tipo de críticas por el posible choque de trenes que traería con la Corte Constitucional.

De igual manera, defensores de la JEP han afirmado en varias ocasiones que es de vital importancia para la implementación de los acuerdos de paz el hecho de que la JEP trabaje bajo la reglamentación de una ley estatutaria que la blinde jurídicamente. Como la discusión sobre las objeciones está en marcha (no obtuvo los votos necesarios en la Cámara de Representantes), todavía no se cuenta con la ley.

Por eso, la postura del Consejo de Seguridad puede interpretarse como un espaldarazo a la JEP y como una recomendación al Gobierno Duque de no seguir insistiendo con las objeciones.

Como ha pasado en otros temas de la agenda interna y externa de Estados Unidos, muchas veces hay contradicciones entre lo que dice Trump oralmente o vía Twitter, y lo que expresan varios de sus funcionarios.

En el caso concerniente a los acuerdos de paz de Colombia, el comunicado del Consejo de Seguridad afirma que “sus miembros sabemos de los importantes retos implicados en superar el legado de cinco décadas de conflicto armado, y destacamos la importancia que ha sido alcanzar logros para asegurar el éxito de este proceso”. Por eso, y siguiendo con la línea que ha marcado el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, los miembros reconocen que todo lo pactado en los acuerdos de paz debe comenzar a funcionar correctamente lo antes posible.

Además de tocar el tema de la JEP, el Consejo llamó la atención sobre los asesinatos de exguerrilleros de las Farc. Con urgencia, pidió que se hagan todos los esfuerzos para asegurar la reintegración socioeconómica, política y legal de todos los miembros de la extinta guerrilla que se acogieron a los acuerdos de paz.

Si bien varias voces políticas del país rechazaron la injerencia del gobierno estadounidense en un asunto interno como es la implementación del acuerdo de paz, puede que se tomen de otra manera las sugerencias y recomendaciones de la ONU, al ser un organismo internacional que vela por la seguridad de todas sus naciones miembro.